Los pies nos llevan a través de miles de pasos por día, los metemos en botas puntiagudas o en zapatillas ajustadas y con frecuencia los hacemos resistir las superficies más variadas sin ninguna protección.

¡Y a cada paso deben soportar todo nuestro peso!  Pero sólo nos preocupamos de su salud cuando nos provocan dolor o no nos agrada su apariencia. 😅

Sin embargo, cuidar la salud de los pies es sorprendentemente fácil, así que merecen un poco de nuestra atención para prevenir problemas.

En personas con obesidad, diabetes o problemas circulatorios los cuidados de los pies son especialmente importantes ya que pueden devenir en condiciones graves.

set de pies
Consejos para mantener los pies sanos

1. Revisa tus pies a diario: así como es necesario cepillarse los dientes, no debería pasar un día sin que nos revisemos los pies. Es bueno revisar pequeños cortes, grietas, uñas agrietadas o manchadas, o llagas. Si algo no sana es porque algo anda mal.

2. Pies limpios y secos:  Los hongos aman la humedad y cualquier resto de humedad entre los dedos se transforma en un caldo de cultivo para su desarrollo. Así que el consejo es secarse muy bien los pies.

3. Huméctalos a diario: Luego del baño, se recomiendo humectarlos con crema para pies, o una crema con vaselina. Evita poner crema humectante entre los dedos y busca especialmente zonas que puedan estar agrietadas.

4. Recorta uñas en línea recta: para evitar uñas encarnadas, recorta las uñas de los pies en línea recta, paralela a la cutícula. Luego usa una lima para limar las esquinas.

5. Usa calcetines o plantillas que absorban humedad: los pies tienen 250 mil glándulas sudoríparas cada uno, por lo que son una impresionante fuente de humedad. Cuando el sudor permanece cerca del pie, no solamente sentirás los pies muy fríos, sino que corres alto riesgo de que se instalen hongos.

Si incluyes plantillas de lana en tus zapatos te aseguras no sólo de mantener tus pies calientes sino bien secos.

6. Elije calzado de cuero o transpirable: es una necesidad primordial si tus pies sudan mucho. Algunas zapatillas de deporte se fabrican de un tejido especial que las hace más adecuadas para pies muy sudorosos.

7. Usa zapatos que te queden bien: más allá de una cuestión de confort, se trata de cuidar que los pies no sufran estando apretados y que no rocen con superficies o costuras duras. Esta sobre exigencia siempre lleva a lesiones (ampollas, grietas) que pueden ser muy relevantes en algunas personas (diabetes, mala circulación, falta de cicatrización, etc.)

8. Cambia de zapatos: ya tienes una excusa para comprarte zapatos nuevos. No es bueno para tus pies que uses el mismo par todos los días. Es necesario que cambien de “molde” para mantenerse flexibles y con buena circulación sanguínea.

9. Mantén tus pies calientes: Los pies fríos no son sólo un problema de discusión de parejas, también representan un peligro para la salud cuando no se logra mantenerlos calientes (sabañones, pie diabético, hongos etc.)

Los pies fríos pueden responder a un problema de alta sudoración, al uso de medias o zapatos inapropiados por lo que tomar las medidas mencionadas anteriormente debería solucionar el problema.

Uno de los recursos más útiles es utilizar plantillas de lana de oveja que absorben la posible sudoración y mantienen los pies calientes. Verifica que sean de lana natural para que cumplan su función.

10. No practiques bricolaje con tus pies: cuando hay callos, ojos de gallo, grietas, uñas encarnadas o zonas endurecidas no intentes eliminarlos con afeitadoras, alicates o herramientas caseras. Es muy probable que te infectes o lastimes por estos intentos de cirugía y termines en el médico. Mejor es tratar estas zonas endurecidas con piedra pómez durante el baño y solicitar un turno con el podólogo.

pie diabetico
Casos especiales

En el caso de los diabéticos, el cuidado de los pies es realmente vital. El 15% de los pacientes desarrollan una lastimadura o úlcera en sus pies en algún momento de su vida. En casi todos estos casos, hay muy alto riesgo de infección debido a que los diabéticos tienen en general un sistema inmunológico no tan eficiente y tiene problemas de circulación, lo que retrasa la cicatrización.

Estas infecciones pueden ser muy graves y aunque los antibióticos actuales son muy eficaces, no es extraño que se deba recurrir a la amputación del pie para salvaguardar la vida del paciente. Mantener los pies sanos, secos y calientes en los pacientes diabéticos debe ser una prioridad.

Las personas que por alguna razón tienen un sistema inmunológico debilitado deben tomar las mismas medidas preventivas para la salud de sus pies.

Personas con obesidad y embarazadas, deben cuidar especialmente la salud de sus pies, ya que, al soportar más peso, retener líquido o sufrir de problemas circulatorios pueden lesionar sus pies.

banner pie de oveja plantillas de lana

Referencias:

  • American Medical Podiatric Association
  • Asociación española de enfermería vascular y heridas